El estiaje del río Paraná disminuye las exportaciones agrícolas argentinas

0

El río Paraná de Argentina, la supercarretera de granos que lleva la soja y el maíz desde el cinturón agrícola pampeano al mundo, se ha vuelto tan poco profundo que ha comenzado a disminuir los envíos internacionales justo cuando se inicia la temporada de exportación del país.

Rio Parana

El nivel del Paraná en el centro de exportación de Rosario, donde se encuentran algunas de las mayores plantas de trituración de soja del mundo, era de apenas 0,90 metro hace una semana, según la Guardia Costera.

Entre 1996 y 2020, la profundidad media del río en Rosario en abril fue de 3,58 metros. (El cero es un punto de referencia utilizado por los capitanes de los barcos y no la profundidad real del cauce).

“Estamos cargando entre 5.500 y 7.000 toneladas menos por buque de carga debido al bajo nivel del agua”, dijo Guillermo Wade, jefe de la Cámara de Actividades Portuarias y Marítimas de la CAPyM.

Argentina es el primer exportador mundial de soja y el tercer proveedor de maíz, y mantener el caudal del río Paraná es clave para la rentabilidad.

El río desemboca en las rutas marítimas del Atlántico Sur, por lo que un Paraná profundo suele permitir cargar los productos agrícolas en Rosario y descargarlos en cualquier parte del mundo. Así se evita el costoso uso de barcazas y el extenso transporte por camión que empantana el transporte de los exportadores rivales, Brasil y Estados Unidos.

Pero el reciente tiempo seco en el sur de Brasil ha dejado el Paraná menos profundo de lo normal, y los meteorólogos dicen que el pronóstico a corto plazo es que el río en Rosario sea aún más bajo en los próximos días.

“El coste logístico para la industria podría ser de entre 250 y 300 millones de dólares, pero es una estimación aproximada. Todo depende de cómo evolucione el nivel del río, pero los pronósticos no son alentadores”, dijo Alfredo Sese, secretario técnico de la Bolsa de Cereales de Rosario.

Recorte de Toneladas en las Cargas

La poca profundidad del río, que golpea justo cuando se inician las cosechas de soja y maíz, ha encendido las alarmas entre los exportadores después de que la falta de lluvias en 2020 provocara que el Paraná alcanzara su punto más bajo en 50 años.

“El nivel del río está bajando de nuevo. Todavía no tanto como el año pasado, pero está en camino. Esto está recortando algunas toneladas de los barcos que salen de Rosario”, dijo un ejecutivo de una importante empresa comercializadora que pidió no ser nombrado.

Se espera que los agricultores argentinos cosechen 45 millones de toneladas de soja esta temporada y 50 millones de toneladas de maíz, según la bolsa de cereales de Rosario. Hasta el momento, los productores han traído más del 33% de la cosecha de soja 2020/21 y alrededor del 20% del maíz.

El sector agrícola es la principal fuente de dólares de exportación de Argentina en un momento en el que las reservas del banco central se ven afectadas por una recesión de tres años agravada por la pandemia del COVID-19.

El dragado será un factor importante para garantizar la navegabilidad del río.

El contrato de mantenimiento del Paraná ha estado en manos de la draga belga Jan De Nul durante los últimos 25 años. Ese contrato expiró oficialmente la semana pasada, pero el gobierno dijo la semana pasada que la empresa continuaría su trabajo durante al menos tres meses más, mientras el gobierno procesa las licitaciones.

Jan De Nul es una de las empresas internacionales que se espera que compitan por el próximo contrato. El gobierno ha rechazado los llamamientos de algunos legisladores locales para que el dragado del Paraná pase a manos de una empresa estatal.

“Jan De Nul hizo un gran trabajo el año pasado cuando tuvimos este problema con el río Paraná. Así que hemos solicitado que el gobierno extienda la actual concesión de dragado por más de 90 días”, dijo Gustavo Idigoras, jefe de la cámara de empresas exportadoras CIARA-CEC de Argentina.

“Si no contamos con sus equipos y conocimientos, será muy difícil que otra empresa pueda garantizar el tránsito por el río”, dijo Idigoras.

La empresa declinó hacer comentarios.

El río en Rosario está actualmente dragado a unos 34 pies (10 m) y los líderes de la industria quieren que el próximo contrato de dragado ofrezca un canal de navegación más profundo y amplio para mejorar la navegabilidad.

Cada pie adicional de profundidad permite a los buques Panamax, diseñados para viajar por el canal de Panamá, transportar entre 1.800 y 2.200 toneladas de carga adicional.

Fuente Reuters

Deja un comentario aquí:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Smiley face

¡RECIBA NUESTRO BOLETÍN SEMANAL A SU CORREO! 
¡Suscribase Ahora!
Cerrar

Smiley face

GET OUR WEEKLY NEWSLETTER TO YOUR INBOX!
Subscribe Now!
Close