Armada del Reino Unido integra buque autónomo

El Reino Unido integra un buque armado y autónomo en las operaciones de un buque de guerra

0

La Royal Navy ha dado un gran paso hacia el uso de embarcaciones autónomas en el servicio diario. Durante unas pruebas realizadas recientemente en Plymouth, la sala de operaciones de la fragata HMS Argyll controló una lancha neumática rígida (RIB) Pacific 24 sin tripulación mientras estaba en el mar.

Durante las pruebas, de una semana de duración, llevadas a cabo por la rama tecnológica de la Royal Navy, NavyX, y BAE Systems, las cámaras y sensores de a bordo de la embarcación proporcionaron datos constantes al Argyll, con un centro de operaciones temporal instalado en el hangar del buque. Por primera vez, el sistema de control de la semirrígida se integró en la sala de operaciones del buque, lo que significa que podía controlarse y dirigirse desde el mismo lugar que el resto de los activos del buque.

Además de controlar a distancia el Pacific 24 desde una distancia de hasta 10 millas, el buque enviaba a la embarcación conjuntos de tareas para que las llevara a cabo de forma autónoma, como la identificación de objetivos en el agua y la señalización de su cámara y estación de armas remotas para el seguimiento de objetivos. (Por razones de seguridad, todavía había marineros a bordo del barco mientras éste operaba por control remoto).

“Este fue un gran primer paso en la integración de buques totalmente autónomos en los buques de guerra de la Royal Navy”, dijo el capitán de corbeta Rob Manson, jefe de pruebas de NavyX. “Lo que conseguimos con estos ensayos fue demostrar que sistemas como los de control de la tecnología autónoma y sin tripulación pueden introducirse con éxito en nuestra flota actual”. En los dos últimos años se han producido avances cruciales en las operaciones sin tripulación y estamos entusiasmados con el futuro.”

Para el HMS Argyll, fue una oportunidad para que la tripulación viera cómo se podía utilizar una semirrígida autónoma en el despliegue. La avanzada embarcación pudo realizar tareas de reconocimiento y demostrar cómo podía contrarrestar posibles amenazas.

“Las fragatas son los caballos de batalla de la Royal Navy, que realizan regularmente operaciones de guerra antisubmarina, de lucha contra la piratería y humanitarias”, dijo el teniente Keaton Leyland-Jones, oficial de guerra del Argyll. “Puede que la Argyll sea la fragata más antigua de la flota, pero las numerosas actualizaciones de sus capacidades nos han permitido avanzar en la vanguardia de la guerra marítima. La tecnología autónoma como el Pac24 lo demuestra, aumentando nuestra versatilidad y mejorando nuestra capacidad para llevar a cabo misiones cruciales, ganando ventaja sobre el agresor”.

Fuente The Maritime Executive

Deja un comentario aquí:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Smiley face

¡RECIBA NUESTRO BOLETÍN SEMANAL A SU CORREO! 
¡Suscribase Ahora!
Cerrar

Smiley face

GET OUR WEEKLY NEWSLETTER TO YOUR INBOX!
Subscribe Now!
Close