Maersk actualiza sus operaciones en medio del caos

Maersk ofrece una sombría actualización de sus operaciones en medio de un caos sin precedentes en la cadena de suministro

0

A.P. Moller-Maersk ha pintado un panorama sombrío de las cadenas de suministro mundiales en una actualización de las operaciones publicada el viernes.

La actualización se produce en un momento en que las cadenas de suministro están sometidas a una gran tensión, con una congestión y unos cuellos de botella históricos que afectan a casi todos los aspectos del transporte marítimo, con cerca del 10% de la capacidad de los portacontenedores esperando en los puertos atascados o fuera de ellos, sin que haya señales de que vaya a mejorar este año, según el director general de Maersk, Soren Skou.

“Ha habido muchos períodos difíciles a lo largo de los años, pero la situación de los últimos 12 meses es única, en la medida en que ha tenido un impacto global. En todos los continentes se están registrando volúmenes elevados y retos operativos, lo que restringe la capacidad de transporte marítimo y terrestre al mismo tiempo”, dijo Maersk en su actualización.

“Al igual que todos los transportistas, Maersk se ha visto muy afectada por los brotes de COVID-19 que han ralentizado las operaciones locales. Independientemente de si se trata de un puerto, un buque o un almacén, cuando uno de ellos se ve afectado se produce rápidamente una espiral descendente a medida que se acumulan los retrasos. Vemos focos de mejora, sólo para obtener retrocesos cuando nuestras operaciones se encuentran con nuevos brotes de COVID-19 y bloqueos”, dijo.

Como ejemplo, Maersk señala la situación en Vietnam, donde se encuentran varias fábricas y almacenes, donde los casos de COVID-19 están aumentando y los cierres continúan.

“Esto tiene un impacto directo en nuestras salidas al mar y en nuestra capacidad de exportar sus mercancías. No es que los buques no naveguen, pero incluso en el mejor de los casos, un retraso de 1 a 3 días en un puerto en una rotación de 12 puertos a menudo significa que un viaje de ida y vuelta de 10 semanas puede tardar 11 o 12 semanas”, señala Maersk.

Según la empresa, con esta situación, los clientes no sólo de Asia y Norteamérica, sino de todo el mundo, experimentarán un impacto directo en su cadena de suministro. En Europa, por ejemplo, hay tiempo de espera para atracar en casi todos los grandes puertos debido a la escasez de mano de obra y a la alta densidad de astilleros que ralentiza la eficiencia.

“Para hacer frente a estos retos, hemos desplegado más buques y contenedores que antes de la pandemia, pero seguimos viendo lamentables retrasos que provocan la pérdida de salidas y de capacidad. Estamos tratando de optimizar todos los corredores en la rotación, llamar a puertos alternativos y reposicionar activamente los contenedores vacíos, todo ello con el objetivo de dejar la menor capacidad no utilizada posible en todos los tramos. Sin embargo, al experimentar picos repentinos y significativos de la demanda, la situación sigue siendo de prueba”, dijo Maersk.

Maersk añade que ha estado trabajando con diligencia para comunicar los problemas a los que se enfrenta la cadena de suministro, tanto los negativos como los positivos. Pero si Maersk tiene un mensaje, sería este:

“Desde la perspectiva de los clientes, nuestro consejo sigue siendo: por favor, den prioridad a su carga”.

Sin embargo, como dice el viejo refrán “El dolor de un hombre es el placer de otro”. Para Maersk, se espera que la actual “situación excepcional del mercado” impulse los beneficios masivos de la empresa, con un EBITDA subyacente que ahora se espera que sea del orden de 22.000-23.000 millones de dólares en 2021.

Fuente gCaptain

Deja un comentario aquí:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Smiley face

¡RECIBA NUESTRO BOLETÍN SEMANAL A SU CORREO! 
¡Suscribase Ahora!
Cerrar

Smiley face

GET OUR WEEKLY NEWSLETTER TO YOUR INBOX!
Subscribe Now!
Close