Fusión entre los sectores energético y marítimo

0

Tras la noticia sobre la entrada del gigante petrolero estadounidense Chevron en el mercado de la energía eólica marina y la observación de que la empresa aún no ha anunciado su programa de cero emisiones, su homóloga noruega Equinor -que estableció sus compromisos de cero emisiones el año pasado y ya tiene experiencia “práctica” en el sector de las energías renovables marinas- se dispone a actualizar su actual plan de transición energética.

La empresa someterá las actualizaciones a una votación consultiva de los accionistas en sus futuras Juntas Generales Anuales, a partir de 2022, ya que tiene previsto revisar su plan de transición energética cada tres años e informar anualmente sobre los avances del mismo.

Equinor dijo que era una de las primeras empresas de su sector en introducir una medida de este tipo, basándose en sus esfuerzos climáticos en evolución, que se remontan a antes de 2018, cuando el jugador de petróleo y gas cambió su nombre como parte de la estrategia para transformarse en una empresa de energía amplia.

A medida que la transición energética se extiende por todo el ámbito del petróleo y el gas, los principales actores están tomando medidas en varios segmentos para reducir sus propias emisiones y proporcionar energía y combustible limpios a los consumidores. Shell, que ya se ha introducido en el mercado de las energías renovables y cuenta con varias estaciones de hidrógeno, ha anunciado un nuevo estudio de viabilidad para probar el uso de pilas de combustible de hidrógeno para buques.

El estudio consistirá en desarrollar e instalar una pila de combustible de membrana de intercambio de protones (PEM) de la unidad de potencia auxiliar en un buque existente de carga rodada (RoRo) que transporta mercancías, vehículos y equipos en camiones entre Singapur continental y la planta de fabricación de Shell en Pulau Bukom. Este será el primer estudio de este tipo tanto para Shell como para Singapur, con el objetivo de aportar soluciones para un transporte marítimo más limpio y alimentado con hidrógeno.

El uso de combustibles fósiles en el sector del transporte marítimo debería estar prohibido para 2030 si la industria quiere cumplir con sus esfuerzos de descarbonización, según un estudio de MAN Energy Solutions, que esboza cuatro escenarios que exploran cómo alcanzar los objetivos climáticos de la industria marítima para 2050.

“El tiempo apremia: 2050 está a una sola generación de buques”, afirmó Uwe Lauber, director general de MAN Energy Solutions, añadiendo además que un rumbo político claro y una regulación global son los parámetros clave para una transición energética marítima exitosa.

Además de reducir la huella medioambiental, la descarbonización también puede ser un motor de crecimiento, según el estudio, ya que sólo el transporte marítimo ecológico puede cubrir la creciente demanda de logística internacional si la descarbonización es una prioridad mundial.

Los buques ecológicos son una realidad desde hace tiempo y se han construido como tales para dar servicio a diversos sectores, entre ellos el de los dragados, donde Rohde Nielsen ha presentado recientemente dos nuevas dragas diésel-eléctricas: Ask R y Embla R.

Las dos TSHD están equipadas con paquetes de baterías de 600 kW, filtros de partículas diésel (DPF) y reducción catalítica selectiva (SCR) adaptados, y un avanzado sistema de dispersión de energía que permite una eficiencia energética superior. La empresa Rohde Nielsen, con sede en Copenhague, ha declarado que probablemente se trata de las dragas de tolva de succión descendente (TSHD) divididas más innovadoras y respetuosas con el medio ambiente jamás construidas.

Los armadores no sólo están invirtiendo en nuevas construcciones de bajas emisiones, sino que también están equipando sus flotas existentes para prepararlas para el futuro, a medida que la transición energética y los esfuerzos de descarbonización de los buques avanzan en el camino para alcanzar el objetivo global de 2050. El último operador de buques que ha anunciado este tipo de revisión es el noruego Eidesvik Offshore, que modernizará su buque de operaciones de servicio (SOV) Acergy Viking como parte de un plan para reducir las emisiones de su flota en un 50% para 2030.

El buque, de 14 años de antigüedad, se equipará con un paquete de baterías y una solución de propulsión híbrida, y se entregará en el primer trimestre de 2022.

El Acergy Viking se desplegará en un proyecto eólico marino hasta 2027 en virtud de un contrato con el proveedor de aerogeneradores Siemens Gamesa, con lo que se reducirán aún más las emisiones dentro del sector eólico marino, considerado la columna vertebral de la transición energética europea.

Aunque es la más madura y la que más se construye, la eólica marina no es la única tecnología de energías renovables que aprovecha los recursos de alta mar en todo el mundo, ya que los proyectos avanzan tanto en el sector de las olas como en el de las mareas.

Turbina O2

La empresa escocesa de energía mareomotriz Orbital Marine Power botó su turbina mareomotriz de 2 MW, apodada O2, desde el puerto de Dundee, enviándola de camino a las Islas Orcadas. La operación de traslado de la turbina, de 680 toneladas, desde los muelles de Forth Ports en Dundee hasta el río Tay fue gestionada por Osprey Heavy Lift mediante una barcaza sumergible.

La O2 será ahora remolcada a las Islas Orcadas, donde será puesta en servicio antes de ser conectada al Centro Europeo de Energía Marina (EMEC). Una vez puesta en marcha, se convertirá en la turbina mareomotriz operativa más potente del mundo.

Para las empresas que trabajan en el sector de las energías renovables en alta mar, las oportunidades no se limitan a los proyectos construidos frente a las costas de los países. Al menos este es el caso de Hellenic Cables y Asso.subsea, cuya empresa conjunta ha conseguido un contrato para un proyecto de interconexión submarina para el parque eólico terrestre Kafireas II en Grecia.

El parque eólico, actualmente en construcción, está situado en la parte más meridional de la isla de Evia. Hellenic Cables y Asso.subsea diseñarán, fabricarán, suministrarán e instalarán un sistema de cable submarino de 150 kV para conectar el parque eólico de 330 MW a tierra firme, donde Kafireas II se conectará al sistema de transmisión eléctrica de Grecia en la subestación de Lavrion de 150 kV de IPTO.

Fuente Off Shore Energy

Deja un comentario aquí:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Smiley face

¡RECIBA NUESTRO BOLETÍN SEMANAL A SU CORREO! 
¡Suscribase Ahora!
Cerrar

Smiley face

GET OUR WEEKLY NEWSLETTER TO YOUR INBOX!
Subscribe Now!
Close