Inicio Conocimiento Marítimo Futuro de la regulación de emisiones marítimas

Futuro de la regulación de emisiones marítimas

0
Compartir
SECA, NECA, carbono negro, CO2, Sox, Nox, Partículas de materia, PM, MEPC, OMI, Organización marítima internacional, Holanda, Motores, astilleros, información marítima y portuaria

Las regulaciones de emisiones tienen un gran impacto en la industria marítima. ¿Qué es lo que viene y cuales son los nuevos estándares factibles para todos?

Mirando hacia atrás en el último par de años, el sector marítimo ha sido testigo de algunos cambios definitivos en relación con ciertos tipos de emisiones de buques. El ejemplo más notable de esto fue la introducción de las Áreas de Control de Emisiones de Azufre (SECA). A futuro, analistas esperan que en el canal de Panamá y alrededores, se establezca igualmente un SECA ya que el tráfico del canal es muy alto, existe una fuerte congestión de buques y también se presencia una alta densidad de población cercana al canal.

Sin embargo, el ámbito de la normativa marítima internacional está en constante desarrollo. Reflejo de esto son los acuerdos más recientes hechos en la reunión del Comité de Protección del Medio Marino que tuvo lugar en la Organización Marítima Internacional (OMI) en Londres en octubre de 2016.

Globalmente, hay mucho enfoque en el tema del CO2, dice Sander den Heijer, Gerente del Sector de Tecnología Marítima de Holanda: “Después del Acuerdo Climático de París, toda la atención han estado en los sectores marítimo y aéreo, ya que no estaban incluidos en el acuerdo. Particularmente, para el sector marítimo, buscar lo que la OMI haría para abordar la cuestión del las emisiones de CO2”.

Sin embargo, hasta el momento no se han presentado respuestas claras sobre cómo reducir las emisiones de CO2 del sector marítimo. “Este es el mayor desafío que enfrenta la industria marítima, pero también es una de las cosas más difíciles de regular, ya que cada vez que se quema combustible se genera CO2”, dice Den Heijer.

Desde la perspectiva de la OMI, esto se está estudiando. Por ejemplo, durante la reunión del MEPC (Comité de protección del medio ambiente marino), se llegó a un acuerdo en el sentido de que la industria marítima comenzará a monitorear el uso de combustible y, por lo tanto, las emisiones de CO2. “La OMI iniciará discusiones sobre cómo regular estas emisiones en 2023. En otras palabras: En primer lugar, necesitan saber de qué están hablando y después, necesitan ver qué pueden hacer al respecto.”

SOx Go Global

La OMI iniciará discusiones sobre cómo regular las emisiones

En cuanto a los óxidos de azufre – más comúnmente conocido en la industria como SOx – la legislación para el Báltico y el Mar del Norte se materializó en forma de Áreas de Control de Emisiones de Azufre (SECA) la cual ha estado en vigor desde enero de 2015, limitando la cantidad de azufre en emisiones a 0,1 por ciento. Esta tendencia se fija para continuar con el limite global del emisiones de azufre que se debe reducir. se explica que en “La reunión del MEPC decidió nuevos acuerdos relativos a las emisiones mundiales – el resultado es que a partir de 2020 las emisiones globales de azufre se limitarán al 0,5 por ciento”.

“Desde la perspectiva de la industria – para los astilleros y los fabricantes de equipos – habrá un aumento potencial en la demanda de depuradores o scrubbers. Esta será una oportunidad para nuestro lado de la industria. Sin embargo, las preguntas siguen siendo si las refinerías de petróleo serán capaces de hacer frente a la creciente demanda de combustibles con bajo contenido de azufre”.

Nuevo NECA

La reunión del MEPC también estableció acuerdos sobre las emisiones de nitrógeno: a partir de 2021, los mares del Norte y del Báltico serán designados como NECAs, donde se aplicarán límites más estrictos de emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx). Mientras que el NECA europeo cubrirá la misma área geográfica que el SECA, hay una distinción importante a ser hecha entre los dos. “La gran diferencia es que la SECA es válida para todos los buques que navegan en la zona, y la NECA se aplicará sólo a los buques de nueva construcción o nuevos”.

Para los astilleros, el nuevo reglamento de NECA permite la construcción de buques que serán operados fuera del NECA, algo que ayuda a la industria ya que no limita los tipos de buques que se construyan.

Problema de hielo negro

Las emisiones de los buques también contienen partículas en suspensión de diversos tamaños; Esto se conoce como materia particulada (PM). Con un tamaño que va de las partículas gruesas (de 2,5 a 10 μm), finas (hasta 2,5 μm) y ultrafinas (menores de 0,1 μm), las normas PM aún no están acordadas. “Esta es una de las emisiones que se están examinando cuidadosamente dentro de la OMI, pero no hay mucho que informar, con la excepción del Black Carbon o carbono negro”.

El carbono negro es un componente fino del PM y su característica ambiental más conflictiva es su color. “En las zonas árticas, las emisiones de carbono negro eventualmente caen sobre el hielo, coloreándolo de negro. El hielo negro entonces absorbe más de la energía del sol y entonces se funde más rápidamente derritiendo el hiejo artico y acelerando el calentamiento global. El resultado de otras reuniones de la OMI fue que el expediente de Carbono Negro todavía está en las primeras etapas: “Aunque parece haber un acuerdo sobre cuál es el problema y sobre cómo el carbono negro esta definido, las discusiones sobre la regulación del carbono negro continúan lentamente “.

Impacto en el GNL?

Desde el punto de vista medioambiental, las nuevas regulaciones también tendrán repercusiones ya que introducir el LNG cómo combustible significa una alta inversión comparada a los bajos precios del petróleo. Comparación con los estándares Europeos con los de América “La ventaja de este sistema (EU) es que el estándar conduce directamente hasta un 80 por ciento menos emisiones en comparación con el actual estándar CCRII”, explica Vogelaar. “Y estos motores se desarrollan a una escala más global y estarán disponibles en 2018.” Debido a que las regulaciones europeas son más estrictas, suponen un obstáculo para que los fabricantes de motores cumplan estos nuevos estándares.

Con múltiples problemas involucrados, esta situación es ciertamente interesante. A partir de ahora y hasta enero de 2020, el CBRB y la UER se comunicarán con los miembros y proveedores para seguir de cerca los desarrollos futuros.

Fuente. WorldMaritimeNews

Deja un comentario aquí: