Inicio Puertos y Logística Puerto de Buenaventura no tendría energía en el 2018

Puerto de Buenaventura no tendría energía en el 2018

0
Compartir
Buenaventura, SPB, Sociedad portuaria de Buenaventura, energía, ANI, UPME, CREG, Ministerio de minas, Puerto Solo, LNG. GNL, regasificación, transbordos, puertos, contenedores, reefer, información marítima y portuaria

Según Dinero, El puerto de Buenaventura corre el riesgo de quedarse sin energía eléctrica en el 2018. Un nuevo proyecto de energía sería la solución.

Despues de la apertura del nuevo canal de Panamá, lo cual impulsará los transbordos en le puerto de Buenaventura (vea la SPB se convertirá en puerto de transbordos para líneas marítimas) y de los impases pero positivismo de la dobre calzada, llega un nuevo reto que pone en jaque la operación portuaria del pacífico Colombiano.

Según directivas de la Sociedad Portuaria de Buenaventura, con la actual demanda y las proyecciones de consumo de energía, no habrá suficiente energía electrica a partir del año 2018. Para entender el tema es necesario recordar que Epsa suspendió en junio pasado un proyecto para construir una segunda línea de transmisión debido a que el proyecto “se encareció y ya no era rentable”. Ahora, existen asentamientos humanos donde quedaría la línea de transmisión, lo cual imposibilita más la conección. 

Por su parte, el presidente de la ANI, Luis Fernando Andrade, hizo un requerimiento urgente en el Ministerio del Interior y en el Congreso de la República para llegar a una solución y resolver el tema de las comunidades, que incluye la presencia de agitadores que quieren sacar provecho económico. El tema es que el sistema judicial está alcahueteando eso. Nosotros le enviamos hace un tiempo un proyecto de Ley al Ministerio del Interior para solucionar el tema, pero a la fecha no hay respuesta”, advirtió Andrade a Dinero.

Como el tema político está más que caldeado y es casi imposible sacar adelante iniciativas de este tipo en el Congreso, emerge una solución desde la misma ANI. El presidente de la entidad aseguró que ya recibió autorización de Puerto Solo, un proyecto que lidera el empresario caleño Óscar Isaza, y que pretende la construcción de una termoeléctrica a gas, entre otras adecuaciones. (ver noticia Puerto Solo iniciaría construcción en el 2017) “Esa podría ser la solución, pero se requieren permisos de la Unidad de Planeación Minero-Energética (Upme y la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg)”, dijo Andrade a Dinero.

En ese sentido, la Upme y el Ministerio de Minas tienen la última palabra pues está en juego la operatividad y futuro de uno de los principales puertos del país.

Este nodo portuario está creciendo de manera progresiva debido a que los puertos sobre el océano Pacífico en Perú y Ecuador se quedaron colgados para atender la creciente demanda y tráfico de barcos cada vez más grandes y los transbordos de las líneas con nuevos servicios cruzando canal por las nuevas esclusas.

“En Guayaquil hay un lío por la falta de calado en el puerto y por eso se abre una oportunidad para entrar en el negocio del transbordo. Es algo a lo que le vamos a apostar fuertemente en los próximos años”, aseguró Luis Eduardo Arias, gerente de ingeniería y mantenimiento de la Sociedad Portuaria.

Lo que busca Buenaventura es convertirse en un centro o hub en el Pacífico que reciba mercancía proveniente de Ecuador y Perú para enviarla en barcos más grandes al resto de América y Europa. Por ejemplo, ya está llegando mucha fruta y calamares de Paita, Perú. En los últimos años, este puerto colombiano invirtió US$38 millones para mejorar el calado y abrirles la puerta a barcos más grandes. Se empiezan a ver los resultados. Los contenedores refrigerados que llegan al puerto pueden representar el 30% del total, una cifra que puede crecer con el tiempo debido al potencial, logística y ubicación de Buenaventura. 

Otra de las novedades es el poderoso y moderno escáner que se compró a la empresa Rapiscan, de Estados Unidos. Este equipo permite revisar hasta 100 contenedores por hora y puede detectar fácilmente cargamentos ilícitos y hasta moneda extranjera. La inversión en este tipo de equipos supera los US$17 millones e incluyen detectores portátiles para cargas más pequeñas y paquetes. Una de las ventajas de estos sistemas es que no son intrusivos; es decir, no es necesaria la inspección física por antinarcóticos quien anteriormente abría los contenedores, paquetes y pallets para revisar su contenido

Fuente: Dinero

Deja un comentario aquí: